Buscar
Filtros
Cerrar

Lazamiento: La medicina del amor

La Medicina del Amor es una aventura espiritual apasionante. Es la historia de un ser humano que busca trascender la condición humana de estar atrapado entre el nacimiento y la muerte.

Alejandro Corchs

Lanza su nuevo libro

“LA MEDICINA DEL AMOR”

EL REGRESO DE LOS HIJOS DE LA TIERRA

 

La Medicina del Amor es una aventura espiritual apasionante.

Es la historia de un ser humano que busca trascender la condición humana de estar atrapado entre el nacimiento y la muerte.

En este tiempo, gobernado por la búsqueda de la trascendencia a través de logros externos, este relato valiente expone un cambio de paradigma que lleva al lector hacia sí mismo. Adentrarse en uno mismo implica, aprender a morir. En otras palabras: significa darle la bienvenida a todas las transformaciones que la Vida nos ofrece para llegar a la Verdad esencial que anida en cada uno.

Esta es una historia Humana, que brinda Libertad, Entusiasmo por la Vida, y que desafía al lector a atravesar las barreras de lo conocido. Y al mismo tiempo, desde la más entrañable, humilde y falible humanidad, es una Gran Historia de Amor

 

BIO:

Alejandro Corchs Lerena nació en marzo de 1976 en Argentina. En 1977 sus padres fueron desaparecidos por la dictadura militar.

En su adolescencia y temprana juventud se zambulló en la música y buceó por todas las formas que abarca la ciencia de comunicación de masas, y en alguna de ellas, como la radio, se convirtió en un experto.

Hoy es cofundador y canciller de Purificación, Centro de Desarrollo Psicoespiritual.

Purificación es la Casa de los Pueblos Libres, portadora de la medicina del círculo en relación, y sostenida por tres grandes pilares: “Libertad, Sinceridad y Unidad, que expresan el sentimiento de que: si un hermano está bien, yo estoy bien. Si un hermano está mal, yo estoy mal”.

Es Hombre Medicina, Custodio de la Sabiduría de los Pueblos Originarios de América. Es terapeuta en Tanatología y terapeuta de grupo, pareja, y familia, formado en el Centro Gestáltico de Montevideo.

Es escritor best seller. Entre sus éxitos editoriales figuran “Yo me perdoné”, “Trece Preguntas al Amor”, “El camino a la libertad” en co-autoría con Alejandro Spangenberg, “Inspiración: para salir de la soledad”, y su legendaria saga autobiográfica: “El Regreso de los hijos de la Tierra.”

Sus libros guían a los lectores en el camino del autoconocimiento y están disponibles en formato digital.

Alejandro vive junto a su esposa y sus hijos dentro de una hermosa reserva de flora y fauna, integrada por familias de filosofías diferentes, que acordaron reunirse en un espacio que honra y respeta la vida y la diversidad en paz.

 

Por más información, notas y entrevistas:

info@vybcomunicacioninteligente.com

094 22 61 63

Prólogo a “La Medicina del Amor”

La función de un prólogo es dar una orientación al lector antes de comenzar una obra literaria. Todo libro, y este en particular, es una invitación a realizar un viaje hacia lo desconocido: el mundo interno de su autor.

Si bien siempre podemos zambullirnos en la travesía sin preámbulos, o sea: ir directo al contenido de las páginas, también suele ser bueno prepararnos para el viaje. Proveernos de los mapas y consejos de quienes han visitado los lugares antes que nosotros, aunque no sustituyan la experiencia propia que resulta el recorrido, suele ser una ayuda para orientarnos en el camino.

En este libro Ale nos invita a acompañarlo, a través de compartirnos una serie de sus experiencias profundas en el camino espiritual, a un viaje en la búsqueda de sentido de su existencia, propósito y tarea en esta vida.

Si bien esto es algo a lo que nos tiene acostumbrados en toda su obra, esta en especial abunda en la descripción de momentos donde los límites de nuestra personalidad, y las viejas estructuras para comprender la vida, son desafiados.

Y es en este punto donde me parece propicio aportar un par de mapas que ayudan a recorrer el camino propuesto, para que la lectura cumpla su propósito. Principalmente en aquellos que no están familiarizados con los planos o dimensiones espirituales de la existencia.

Hace ya muchos años el genial mitólogo contemporáneo, Joseph Campbell, en su obra monumental: “El Héroe de mil Caras”, describía este viaje hacia las profundidades del alma humana en búsqueda de su sentido, como el camino del Héroe. Había descubierto que todas las grandes epopeyas, mitos y obras épicas de todas las culturas, tenían un hilo conductor común: un héroe o heroína parte a una aventura que desde el comienzo parece imposible, debido a la fragilidad y falta de recursos para realizarla que padecen los protagonistas. Suelen ser parias, abandonados o rechazados por su propia cultura. Las circunstancias de su nacimiento e infancia suelen estar plagadas de momentos dramáticos, cuando no de episodios cercanos a la muerte.

Sin embargo, y pese a todos los malos presagios, se lanzan a la aventura en búsqueda de un tesoro necesario para la salvación del reino, el rescate de una princesa, la batalla contra un mal que amenaza a la humanidad, o la reconstrucción de un orden perdido sin el cual la existencia misma se ve amenazada.

La aventura está plagada de peligros y pruebas que llevan a los héroes al límite de sus capacidades. Pero, paradojalmente, parece que por eso mismo se empoderan, crecen y aprenden. Aprenden, esencialmente, que dentro de ellos existe una dimensión, una fuente y una sabiduría que antes jamás hubieran imaginado que existía. De modo que cada vez se reconocen más en esa fuerza que los guía, y en el camino abandonan las antiguas identificaciones con el pasado y la historia personal.

Si bien todos estos mitos cumplen con una función cultural y social, en cuanto a darle un motivo fundacional a la comunidad donde fueron generados, Campbell descubrió que representan un mapa del camino del hombre que sale en busca de su naturaleza divina, impulsado por la necesidad de comprender su origen y el sentido del dolor que experimenta en la vida. En otras palabras: es una descripción de la travesía del buscador­ - la buscadora espiritual.

Por último, y no menos importante, es bueno considerar otro elemento que nos ayuda a decodificar la experiencia espiritual profunda, y es que esta siempre parece contradecir nuestra vivencia cotidiana y nuestro sentido común. Esto es así porque el mundo espiritual se oculta tras nuestro aparato cognitivo-perceptivo. El viaje espiritual es como el recorrido del salmón en la travesía final hacia el origen del que provino: contra toda posibilidad regresa desde el océano contra la corriente, y vuelve al lago en la montaña que le vio nacer, para morir una vez que esparce su simiente.

El buscador - la buscadora debe navegar contra la corriente de sus pensamientos, percepciones y emociones, que le dicen que aquello que busca no existe, o no es posible. Claro que a lo largo del camino recibe asistencia y amorosa compañía que le ayudan a comprender que no está solo y que nunca lo estuvo. Le ayudan a redimir su pasado haciéndole comprender que el sentido oculto de sus heridas radica en motivarlo a recorrer la senda de su destino que, como el salmón, es dar a luz, manifestar su potencial, y disolverse en la totalidad. Así, cada uno de nosotros que asume la gran aventura de la autorrevelación, ayuda a que toda la humanidad encuentre El Camino de vuelta a Casa.

En este sencillo, honesto y profundo relato, Alejandro cumple con la sagrada tarea de invitarnos a reconocernos en él, en su épica y heroica aventura en búsqueda del Santo Grial que nos libera a todos de la ilusión de ser seres separados y carentes, en un mundo cruel y sin sentido.

Este viaje es para todos. Al menos para todos los que quieran emprenderlo. Se necesita coraje y humildad para caminarlo, y una buena dosis de desilusión y hartazgo de las propuestas que el mundo de los objetos y sus tentaciones tiene para ofrecer.

La vida de Alejandro, y más que nada su manera de vivirla, son un excelente y humano ejemplo de que es posible para todos.

Este libro cierra la saga “El Regreso de los Hijos de la Tierra” que comienza con “El Camino del Puma”, y una vez más nos entrega los frutos de su inmenso corazón. Espero que las semillas escondidas en esos frutos florezcan en el corazón de todos los que lo lean.

Buen Viaje,

Alejandro Spangenberg, 2019