Buscar
Filtros
Cerrar

COMPETENCIA- DICIEMBRE 2016

Competencia, Por Alejandro Corchs

 

Competencia

por Alejandro Corchs

 

Durante esta primavera, sentado frente a la ventana que mira a la sierra, fui testigo de ciclones y temporales. Rayos, ventoleras y lluvias, se rindieron ante la presencia de la reina luna llena. Desperté en tronadores amaneceres, y despedí al sol en dorados atardeceres. Días fríos, días calientes, y días con todo esto a la vez.

Con una sonrisa, me acordé del cartel que tiene la empresa de unos amigos detrás del mostrador de atención al público: “¡Prohibido hablar del clima!”. Dulce tentación en estos tiempos en que la naturaleza nos recuerda nuestra vulnerabilidad humana.

Somos chiquitos y, aunque tanto lo neguemos, lo único que tenemos garantido es este momento. Puede parecer una sentencia. O puede ser una gran ayuda. Depende de lo que hagas con este presente.

Los pueblos nativos observan la naturaleza para conocerse más a sí mismos. Se aprende tanto por similitud, como por diferencia. No es mejor ser abeja, viento, árbol o zorro. Lo mejor es ser quien sos. Las abejas, el viento, el árbol o el zorro no pueden cuestionarse quiénes son. Ellos son. Nadie les enseña a construir un panal, impulsar el aire, sostener la vida, o encontrar el alimento. Ellos no se cuestionan quiénes son. En la naturaleza cada ser es lo que es. Y es en esta pequeña diferencia, que reside la inseguridad humana: nosotros podemos cuestionarnos quiénes somos.

Hoy en día, cualquier teléfono, lavarropas, y hasta una simple licuadora, incluyen un manual de instrucciones. Sin embargo, el ser humano no trae ningún tipo de pista. Todos estamos a suerte y verdad de la cultura que nos recibió. Del contexto histórico en que nacimos. Del continente, el país, la religión, la situación socioeconómica de nuestra familia. No hay una sola “ventana” de ayuda, o una página interior de preguntas frecuentes, ante la demencia de la violencia, o la insanía mental de los padres.

¿Será que la creación no se dio cuenta de que a esta empresa humana le faltaba un call center con una gran base de datos y atención telefónica las veinticuatro horas?

-Buenas tardes, servicio de atención al desarrollo humano, le habla Jimena, ¿en qué lo puedo ayudar?

-Disculpe, Jimena, llamaba porque tenía una duda sobre las diferencias de género y el abuso. Creo que a mí me descargaron una versión vieja.

-¿Me podría explicar dónde consigo la aplicación para hablar de mis orgasmos con mi papá?

-¿Y dónde está el mute para que mi papá deje de darme consejos y confíe en mí?

-¿Hay algún motivo para que el cuerpo se venga abajo de esta manera? ¿Dónde se consigue un cuerpo con garantía extendida?

-¿Qué se hace con las emociones negativas? Porque me hacen buling en el liceo y no tengo antivirus.

-Buenas tardes, mi consulta es: ¿cómo actualizo la pureza de mi corazón, luego de tantos años de manipulación de mi madre? Estoy harto de desconfiar de mí.

-Disculpe, Jimena: ¿Usted sabe quién soy yo? Yo había encargado una vida de primera clase, y me acabo de enterar de que me voy a morir. ¿Me podría pasar con el supervisor, por favor?

 

Ser humano no se trata de conseguir las respuestas intelectuales, aunque algunas a mano pueden ayudar. Es la experiencia de estar en un cuerpo humano. No ves al mundo porque tenés ojos. Los cadáveres tienen ojos y no pueden ver. Ves al mundo porque sos el Ser dentro de un cuerpo humano.

Nadie es más competente que una abeja para hacer miel. Nadie es más competente que un ser humano para preguntarse: ¿Qué sentido tiene la vida si nos vamos a morir? ¿Quién soy y para qué estoy aquí?

En esta primavera vi al viento dar vueltas con tanta intensidad hasta formar tornados, pero no daba vueltas porque se preguntaba si estaba haciendo bien de viento. La duda, el cuestionamiento y la transformación, son aplicaciones que vienen dentro de la posibilidad de ser humano. Las personas que usan las preguntas a su favor son competentes. Las personas que usan las preguntas en su contra, compiten con los demás.

Los primeros se atreven a sentir la vulnerabilidad. Que, dicho sea de paso, es una aplicación difícil de manejar, y una de las más avanzadas.

 

Competencia2 Del lat. competentia; cf. competente.

1. f. incumbencia.

2. f. Pericia, aptitud o idoneidad para hacer algo o intervenir en un asunto determinado.

 

Competencia1 Del lat. competentia; cf. competir.

1. f. Disputa o contienda entre dos o más personas sobre algo.

2. f. Oposición o rivalidad entre dos o más personas que aspiran a obtener lamisma cosa.

 

No responsabilices a otras personas de tus preguntas. Ellas son los carteles indicadores hacia tu destino, y como tu destino es tuyo: ¡Adelante, con confianza, que tu destino te espera, si te animás a caminar tus preguntas!

 

Con todo cariño, hasta el mes que viene

 

-Disculpe, Jimena: ¿Cuánto vale un equipo sin preguntas, que solo traiga certezas?

 

Alejandro Corchs Lerena es hijo de Desaparecidos de la dictadura militar argentina, en diciembre de 1977. Gracias a un largo recorrido, hoy es Hombre Medicina, Custodio de la Sabiduría de los Pueblos Originarios de América y escritor best seller.

Es asimismo terapeuta en Tanatología y terapeuta de grupo, pareja, y familia, formado en el Centro Gestáltico de Montevideo.

Gestó en familia el nacimiento de una comunidad, hermosa reserva de flora y fauna autóctonas, integrada por familias de diferentes filosofías, que acordaron reunirse para construir un espacio que honre y respete la vida y la diversidad.

Es cofundador de Purificación, centro de crecimiento humano.

Su camino de escritor incluye “Trece Preguntas al Amor”, “El Camino a la Libertad” en coautoría con Alejandro Spangenberg, y su saga autobiográfica: El Regreso de los hijos de la Tierra, capítulo uno: El camino del Puma. Capítulo dos: La unión de la familia. Capítulo tres: Viaje al corazón. Libros editados en habla hispana. Ahora está en pleno lanzamiento de su libro: “Yo me perdoné”.

Todos sus libros están en formato digital en www.alejandrocorchs.com