Search
Filters
Close

FAQ

¿Cómo hago para contactarme con Alejandro?

La propuesta de esta página es compartir otros contenidos además de los libros. Informarte sobre las charlas abiertas y brindarte las vías de comunicación para que accedas a las actividades de Purificación, el Camino de los Hijos de la Tierra y el Camino Guaraní. 

No tengo intención de que te acerques a mi, o hagas lo que yo hice. Dado el gran volumen de mensajes recibidos, he cerrado esta vía de comunicación, ya que no puedo vivir en familia y responder personalmente a cada uno de los correos. Mi tarea es apoyar a mis hermanos a encontrar el libro del Corazón, ese libro reside en todos y para cada uno tiene la respuesta exacta. 

Para la parte práctica, tal vez puedas encontrar tu respuesta entre las “preguntas frecuentes” o, si te interesa participar en alguna de las actividades, podés comunicarte a través de los links correspondientes en la sección actividades. 

Abrazo fuerte. ¡Buena vida, buen camino!

Alejandro Corchs

¿Que es ser Hombre Medicina ?


Ser Hombre Medicina comienza en re conocer (volver a conocer) que detrás de toda forma de vida hay una fuerza invisible que la sostiene. A esa fuerza la llamamos Espíritu. Nada de todo lo que ocurra en tu vida, afecta de una mala manera a tu Espíritu. Nada.
En el Camino de los Hijos de la Tierra, se reconoce Hombre, o Mujer Medicina, a la persona que, luego de muchos años de servicio a la familia, ha logrado integrar la Medicina de su Espíritu consigo mismo y con los demás. Ser Medicina es brindar servicio, subordinándome al Amor para unir, y unirme, al Gran Espíritu. El desafío es en cada momento y, para cada uno, comienza conmigo mismo. Darme la Medicina que soy.


Ser Hombre Medicina, no es lo mismo que ser un yerbero o un curandero. Un yerbero tiene su foco centrado en las plantas y su poder de cura. Un curandero tiene su foco centrado en las dolencias físicas, y utilizará sus conocimientos para recuperar la vitalidad y la armonía del paciente.


Un Hombre Medicina está enfocado en el Espíritu, y su tarea es aligerar los dolores del alma, para que se manifieste el Espíritu siempre resplandeciente.


Vivir en la Madre Tierra, es vivir sujeto al constante proceso de transformación de la dualidad: día y noche. Frío y Calor. Afuera y adentro. Construcción y Destrucción. En otras palabras: Nadie puede estar siempre alegre, nadie puede estar siempre triste.
Espiritualidad es la palabra que define al Espíritu mientras atraviesa la dualidad de la Madre Tierra.
Ser Hombre Medicina es el arte de encontrar la Medicina del Espíritu, a través de la fortaleza y de las debilidades, para encontrar el rastro que nos trae de vuelta a casa, al Amor permanente. Ese orden no se puede perpetuar afuera, donde la ley permanente es el cambio. Sin embargo, se puede sentir adentro.


Soy un Hombre Medicina, que custodia el Fuego de la Unión.


Me llevó muchos años reunir a todas mis partes interiores, sanar el corazón y lograr la Paz para permanecer en el centro.
Por ejemplo: soy un hijo de desaparecidos que tiene un tío militar. Soy un hombre blanco que se sanó gracias al camino espiritual indígena. Soy un argentino que Uruguay rescató. Soy un hermano que nació de otra mamá. Siempre estoy entre dos bandos, a veces más. Estoy entre mis padres y el resto de mi familia. Estoy entre los vivos y los muertos. Estoy entre la izquierda y la derecha. Estoy entre los pobres y los ricos.


En ese equilibrio del centro, soy un guía espiritual que ayuda a que las personas escuchen al Espíritu por sí mismas.
Cuando las personas logran escuchar al Espíritu por sí mismas, ya no me necesitan.
Si seguimos caminando juntos, ya no es por necesidad. Es por Amor.

 

¿Me haría bien caminar el Camino Indígena Americano?

 

Esta es una pregunta recurrente, y yo suelo responder: ¨El Camino de los Hijos de la Tierra es para toda la gente, pero no toda la gente es para el Camino.¨

De mi parte no tengo ninguna intención de que practiques el mismo camino que yo, sino que encuentres tu camino, y eso solo te lo puede responder tu corazón a través de la experiencia.

Hay mucha gente que salta de un camino a otro, y lejos de crecer espiritualmente, ¡engordan! Sin duda sea cual fuere tu decisión, una vez que decidiste por un camino, mi recomendación es que te quedes hasta llegar al final. (si es que existe tal cosa) 

Probar algún ritual o ceremonia suele apoyar en la decisión, en mi caso cuando hice mis primeras ceremonias juré no volver jamás, y no pude dejar de hacerlo. Nuestro espíritu sabe por qué nos plantea un camino y no otro. Nuestro trabajo es caminarlo hasta descubrirlo.

Por último, el maestro tibetano Sogyal Rimpoché escribió sobre este tema en su afamado libro y creo que poco queda por decir. Pidiéndole permiso al autor, les comparto un pequeño fragmento de su libro:

Extracto de El Libro Tibetano de la Vida y de la Muerte, de Sogyal Rimpoché.

Editado en español por Ediciones Urano.


                                                                                                  ¨Como seguir el camino de Sogyal Rympoché

Todos tenemos el karma para encontrar una senda espiritual u otra, y yo le aconsejaría, desde el fondo de mi corazón, que siguiera con completa sinceridad la senda que más le inspire.

Lea los grandes libros espirituales de todas las tradiciones, hágase una idea de lo que pueden querer decir los maestros cuando hablan de liberación e Iluminación, y descubra qué enfoque de la realidad absoluta lo atrae y le conviene más.

Aplique a su búsqueda todo el discernimiento de que sea capaz; la senda espiritual exige más inteligencia, más sobria comprensión y más sutiles poderes de discernimiento que ninguna otra disciplina, puesto que aquí se trata de la verdad más elevada.

Utilice su sentido común en todo momento. Acuda al camino jovialmente consciente del equipaje que lleva: sus deficiencias, fantasías, fracasos y proyecciones. Con aguda conciencia de cuál podría ser su verdadera naturaleza, combine una humildad sensata y realista y una clara apreciación de dónde se encuentra en la senda espiritual y qué le queda aún por entender y lograr.

Lo más importante es no dejarse atrapar por lo que en Occidente veo por todas partes, la «mentalidad de ir de compras »: ir de compras de maestro en maestro, de enseñanza en enseñanza, sin la menor continuidad ni una auténtica dedicación sostenida a ninguna disciplina. Casi todos los grandes maestros de todas las tradiciones están de acuerdo en que lo esencial es dominar un camino, una senda hacia la verdad, siguiendo una tradición con toda la mente y todo el corazón hasta el final del viaje espiritual, y mostrándose al mismo tiempo abierto y respetuoso con todas las demás. En Tíbet decíamos: «Conociendo una, las cumples todas». La idea, hoy en boga, de que podemos mantener todas las opciones abiertas y que, por consiguiente, no hemos de comprometernos con nada en concreto es uno de los mayores y más peligrosos engaños de nuestra cultura, y una de las maneras más eficaces como el ego sabotea nuestra búsqueda espiritual.

Cuando se continúa buscando siempre, la propia búsqueda se convierte en una obsesión que se adueña de uno. Uno se convierte en un turista espiritual, siempre ajetreado de un lado a otro sin llegar nunca a ninguna parte. Dice Patrul Rimpoché: «Dejas tu elefante en casa y buscas sus huellas en el bosque».

Seguir una enseñanza no es un modo de limitarse o monopolizarse celosamente; es un modo hábil y compasivo de mantenerse centrado y siempre en el camino, a pesar de todos los obstáculos que uno mismo y el mundo presentarán inevitablemente.

Así pues, cuando haya explorado las tradiciones místicas, elija un maestro o maestra y sígalo. Emprender el viaje espiritual es una cosa, y otra muy distinta encontrar la paciencia y la constancia, la sabiduría, el coraje y la humildad que hacen falta para seguirlo hasta el fin. Puede que tenga usted el karma para encontrar un maestro, pero entonces tiene que crear el karma para seguir a su maestro. Muy pocos de nosotros saben seguir verdaderamente a un maestro, lo cual es un arte en sí mismo.

Por lo tanto, no importa lo grande que sea la enseñanza o el maestro, lo esencial es que encuentre en usted mismo la intuición y la habilidad de aprender a amar y seguir al maestro y la enseñanza.

Eso no es fácil. Las cosas nunca serán perfectas. ¿Cómo podrían serlo? Todavía estamos en el samsara. Aunque haya elegido usted a un maestro y siga las enseñanzas con la mayor sinceridad posible, a menudo se encontrará con dificultades y frustraciones, contradicciones e imperfecciones. No sucumba a los obstáculos ni a minúsculas dificultades; con frecuencia no son más que las emociones infantiles del ego. No permita que le impidan ver el valor esencial y perdurable de lo que ha elegido. No permita que la impaciencia lo haga renunciar a su compromiso con la verdad. Una y otra vez me ha entristecido comprobar que mucha gente adopta con entusiasmo una enseñanza o un maestro y tan pronto surgen los menores e inevitables obstáculos se desalientan, con lo que vuelven a caer en el samsara y en sus viejas costumbres y desperdician años o quizá toda una vida.

Como dijo Buda en su primera enseñanza, la raíz de todo nuestro sufrimiento en el samsara es la ignorancia. Mientras no nos liberamos de ella, la ignorancia puede parecer interminable, y aun después de emprender el camino espiritual sigue obscureciendo nuestra búsqueda. No obstante, si tenemos esto en cuenta y llevamos las enseñanzas en el corazón, poco a poco iremos cultivando el discernimiento necesario para reconocer las innumerables confusiones de la ignorancia como lo que realmente son, y así nunca pondremos en peligro nuestro compromiso ni perderemos la perspectiva.

La vida, como nos dijo Buda, es breve como un relámpago; pero, como señaló Wordsworth: «El mundo está demasiado con nosotros: obteniendo y gastando, dilapidamos nuestros poderes».

Esta dilapidación de nuestros poderes, esta traición a nuestra esencia, esta renuncia a la milagrosa oportunidad que nos ofrece esta vida, el bardo natural, para conocer y encarnar nuestra naturaleza iluminada, es quizá lo más descorazonador de la vida humana. Lo que en esencia nos dicen los maestros es que dejemos de engañarnos: ¿qué habremos aprendido si en el momento de la muerte no sabemos quiénes somos en realidad? Dice el Libro tibetano de los muertos: Con la mente muy lejos, sin pensar en la venida de la muerte, realizar estas actividades sin sentido, regresar ahora con las manos vacías sería completa confusión; lo necesario es el reconocimiento, las enseñanzas espirituales, ¿por qué entonces no practicar la senda de la sabiduría en este mismo instante? De las bocas de los santos brotan estas palabras: Si no conservas en tu corazón la enseñanza de tu maestro, ¿no te convertirás acaso en tu propio burlador?¨ 

 

¿Qué necesito para plantarme en la Búsqueda de Visión?

En mi experiencia personal, la Búsqueda de Visión es la ceremonia más transformadora que conozco, creo que es fundamental saber el por qué y el para qué, de todo lo que nos sucedió en nuestra vida, descubrir la verdadera realidad que hay detrás de cada hecho y de la creación. Esta es una lista práctica para que sepas los requerimientos que necesitas, una vez que tomaste la decisión de plantarte en la Búsqueda de Visión. Además sería muy buen complemento que conversaras con algún miembro del consejo de la familia, o algún buscador con experiencia, para que te transmitieran el Espíritu de la Búsqueda de Visión. 

 

Parte práctica:

 

Reservar tu lugar, mandá mail a caminorojo@adinet.com.uy pidiendo información de quién esta tomando las reservas y la forma de contactarte.

365 cuadrados de tela de algodón rojo o el material más natural posible, de 4 cm. X 4 cm. 

1 rollo de hilo de algodón rojo (no lana) que sea firme y no se deshilache o rompa a la hora de hacer los rezos, y en el momento de desplegarlos debajo del árbol. 

7 mantos cuadrados de 40 cm. X 40 cm. de tela de algodón o el material más natural posible, uno de cada uno de estos colores: rojo, amarillo, negro, blanco, verde, azul y morado-violeta. 

7 bastones de madera de la altura de tu corazón. (con punta de un lado y con el otro extremo plano, como para ser clavados en la tierra con una maceta) 

1 bolsa grande de tabaco de 500 gramos para arriba, amasada y rezada por ti mismo para preparar tus bastones, tus rezos y que te quede tabaco para que ya se transforme en tu bolsa de tabaco personal. 

1 bolsa grande de tabaco, de 500 gramos para arriba, rezada por ti mismo, pidiéndole permiso a quién dirige la búsqueda de visión para que corra la ceremonia y vele por ti durante tu retiro. (en Uruguay se la tenés que entregar al Hombre Medicina que la este dirigiendo ese año, antes de plantarte) También podés preparar bolsas de tabaco para pedirle a quien quieras que sea tu apoyo. 

Una vez que tengas todos estos implementos, acercáte a algún Buscador que te enseñe a armar tus rezos.

 

Ropa: 1 frazada de tela lo más natural posible (no puede ser impermeable) 

1 tul que entres acostado dentro sin que te toque, con un hilo como para colgarlo del arbolito. (esto solo se permite en Uruguay por la cantidad de mosquitos) Y toda la ropa que puedas llevar puesta en el momento que te van a plantar. (nada puede ser impermeable) 

Si tenés algún amuleto sagrado, con discreción está permitido. No se permite nada más. Muy Buena Ceremonia!!!!! 

 

 

 

Sobre ser Hombre Medicina y qué significa 

 

En nuestra familia de Uruguay, cuando alguien es reconocido por el Gran Espíritu, y ratificado por todo el Consejo, como Hombre o Mujer Medicina, lo que se consagra frente al Abuelo Fuego es que la vida de esta persona se purificó y se transformó en Pura Medicina. 
La familia considera que los Hombres y Mujeres Medicina, vayan donde vayan, mantendrán el compromiso de ser Buena Medicina para todas sus relaciones.
Esto no quiere decir que siempre lo logremos, porque sería renegar de nuestra fragilidad humana. 
Desde este entendimiento es que se reconoce y se les da ésta responsabilidad a estos hermanos, simplemente porque ya caminan el sendero del servicio, han saciado sus carencias y han integrando el resto de su camino de sanación personal por medio del servicio a la familia planetaria.¡Repito que esto no significa que siempre lo logremos! A nivel personal, cuando asumí este compromiso, el único liderazgo que me comprometí a sostener es el de recordarle a cada uno de mis hermanos que son los líderes de su propia existencia, que terminó el tiempo de seguir a otros… Que es tiempo de que cada uno retome su intimidad con el Gran Espíritu, transmute sus heridas y recobre la confianza en la guía que recibe a través de su corazón.

 

¿Cómo puedo llegar a una ceremonia?

 

Para poder recibir todas las invitaciones de las diferentes ceremonias del Camino Rojo, tenés que mandar un mail a caminorojo@adinet.com.uy y pedir que te ingresen en la base de datos de la familia. De esta manera vas a empezar a recibir todas las invitaciones a las diferentes actividades del camino rojo. Las mismas siempre están firmadas por quien la dirige, y cuentan con toda la información de fecha, lugar y hora.

 

¿Cómo puedo saber más sobre la cultura indígena?

 

La cultura indígena transmite su sabiduría de manera oral, esta fue la manera de cuidar el conocimiento durante cientos de años, entendiendo que cada persona escucha lo que puede. La transmisión oral es una manera dónde el maestro puede proteger al alumno de sus propias heridas, al momento de interpretar la sabiduría.
Mi recomendación es que si quieren profundizar en la sabiduría indígena hagan la experiencia en un lugar dónde sepan que están bien cuidados. En particular en la familia del camino rojo de Uruguay, antes de comenzar cada ceremonia se hace una charla para calmar las dudas de los participantes. No les puedo recomendar otros lugares, simplemente porque no les puedo recomendar un lugar a donde yo no fui. 
Si quieren leer libros hay algunos recomendados, pero sepan que para profundizar, tendrán que participar en varias ceremonias.

 

¿Qué libros son recomendados por Alejandro?

 

Aquí encontrarás una lista de los libros que Alejandro recomienda para su lectura. 
Esta lista irá cambiando al correr del tiempo, para que la biblioteca recomendada sea bien rica y diversa. 

  1. Gestalt, Zen y la inversión de la caída. Alejandro Spangenberg, Editorial Psicolibros. 
  2. Gestalt, Mitos y Trascendencias. Alejandro Spangenberg, Editorial Psicolibros 
  3. Gestalt, un camino de vuelta a casa. Alejandro Spangenberg, Editorial Psicolibros 
  4. Enseñanzas sobre el Amor y la Amistad. Sobomfú Somé. Editorial Integral 
  5. Renacer – Marcelo Montes de Oca, Editorial Cruz del Sur. 
  6. La Rueda de la Vida - Elizabetn Kubler Ross, Ediciones B 
  7. La Medicina de la Tierra de Jaimie Sams - Editorial Integral
  8. El libro tibetano de la vida y de la muerte, de Sogyal Rimpoché. Ediciones Urano.
  9. El poder del Ahora, de Eckhart Tolle. Gaia Ediciones.
  10. El silencio habla, de Eckhart Tolle. Gaia Ediciones.
  11. Una nueva tierra, de Eckhart Tolle. Gaia Ediciones.
  12. Sobre el duelo y el dolor, de Elizabeth Kubler Ross y David Kessler. Ediciones Luciérnaga.
  13. Lecciones de vida, de Elizabeth Kubler Ross y David Kessler. Javier Vergara editor.
  14. Los ciclos de la mujer y la medicina natural, de Elena Penadés. Editado por Ceuta Uruguay.